lunes, 15 de noviembre de 2010

Historia de La Fotografia Subacuática En México

FOTOGRAFOS SUBMARINOS MEXICANOS.




POR: Edwin Corona y Cepeda



Dedicado a los fotógrafos mexicanos



Reconocidos internacionalmente







GENARO HURTADO.



Indudablemente que la fotografía bajo el agua, tiene en Genaro Hurtado a uno de los más importantes pioneros de la fotografía submarina mexicana.



Su presencia siempre erguida, su modulada voz, sus finos modales, su elegancia en el vestir hacen de Genaro Hurtado un fotógrafo submarino de renombre internacional y el pionero de la filmación bajo el agua.



Inició sus primeras inmersiones con el inolvidable Club de los Hombres Rana allá por el año de 1962, cubriendo bajo los auspicios del noticiero cinematográfico RIVATON DE AMËRICA la exploración del Cenote Sagrado de Chichén Itza y que hicieron las delicias de los asistentes a las salas cinematográficas a las que ocurrían cada semana para enterarse de los pormenores de tan singular exploración.. Participaba, en aquel entonces como fotógrafo oficial del National Geographic Magazine, Louis Marden, conocido entre los hombres rana mexicanos como “La Foca”, quién facilitó parte del equipo submarino a Hurtado, mismo que, desde aquel entonces, logró, excelentes fotografías para ese popular magazine.



Genaro inició la construcción en México de las primeras cajas estancas para albergar cámaras fotográficas, utilizando para ello, ollas expres, material acrílico y cuanta cosa se le ocurría para filmar bajo el agua. Su documental cinematográfico “El Arrecife de Alacranes” le valió el Primer Premio Internacional para México, al ser este premiado con el Primer Lugar en el Festival Internacional de Cine Submarino en San Francisco, Cal., efectuado bajo los auspicios de la American Underwater Society.



En al ámbito profesional Hurtado se distinguió por su participación como camarógrafo en escenas submarinas de películas como “El Monstruo de la Laguna Negra”. “Acapulco”, “El niño y el tiburón” “Thunderball” y llevo a cabo los estupendos documentales “El buceo en el techo del mundo”, filmado a más de 4 mil metros de altitud en los lagos del Nevado de Toluca, “El Hombre de la Media Luna” donde aparece su teoría del primer asentamiento humano sedentario en Mesoamérica, y cerca de una docena más de cortometrajes submarinos que hicieron el deleite de chicos y grandes en su programa de televisión del Canal 2 de Televicentro.







RAMÓN BRAVO PRIETO



Nacido en Parras, Coah., muy joven se dedicó a los deportes acuáticos, participando en el equipo olímpico de natación mexicano, conjuntamente con Alberto Isaac, Walter Ocampo y Apolonio Castillo. Poco a poco se fue adentrando en los secretos de la inmersión submarina y fascinado por este nuevo mundo, ocurrió con Hurtado a fin de adquirir su primera cámara de fotografía submarina y aprovechando su amistad con Apolonio, por aquel entonces Comandante del Comando Anfibio de la Armada de México con base en Acapulco, realizó sus primeros pininos en la inmersión submarina.



Trabajaba en ese entonces como reportero del diario “El Universal”, escribiendo sobre temas deportivos, pero el fatal accidente de descompresión sufrido por su amigo Apolonio, le llevó por el camino del reportaje submarino, siendo dramática su versión sobre la muerte del Teniente Castillo. .



Poco después, fascinado ante la mortal presencia de los tiburones inició una serie de reportajes que le valieron reconocimiento universal por sus audaces fotografías, donde sin importar su persona llegó a acercarse a medio metro de distancia de los temibles escualos, logrando fotografías que aún no han sido igualadas. Notable, también fue su descubrimiento sobre los tiburones dormidos, lo que le valió, no solo reconocimientos por su documental, sino aplausos científicos al desmentir palpablemente el mito de que los tiburones nunca duermen.



Conjuntamente con su inseparable amigo, Germán Carrasco, fotografió a los tiburones del Mar Rojo y de Australia, ha sido el único mexicano en bucear en el Polo Norte y lograr fotografías, aún no superadas, de este animal bajo el agua. Sus reportajes sobre las bellezas nativas de la Polinesia se tradujeron a varios idiomas y sus fotografías ocuparon los titulares de varios diarios de diversos países.



Su valentía y habilidad para filmar y fotografiar lo llevó a ser considerado como uno de los Siete Grandes del Mar, conjuntamente con Bruno Vailati, Roberto Dei, Jean Phillipe Cousteau, Dimitri Rebikoff y otros pioneros de la fotografía submarina universal. Varios de sus documentales fueron galardonados en diversos festivales fílmicos internacionales y aún hoy, hoy en día, cobran vigencia sus fotografías y películas sobre tiburones, la arribazón de la langosta, la colocación del Cristo en Cozumel y desde luego sus andanzas con guapas ejemplares de la cinematografía nacional e internacional



En su tiempo libre, que era escaso, Ramón se dedicó a escribir varias novelas de relatos y aventuras submarinas, destacando entre ellas Tintorera (después llevada al cine), Buceando en el Polo Norte, El Cenote de la Muerte, Holbox, Isla de Tiburoneros, El Cisne Negro y cientos de artículos y reportajes periodísticos.



Famoso también fue su programa de televisión titulado “Mi amigo el mar”, en el que aparecía acompañado del Capitán Garfio, su entrañable amigo el Ing. Carlos García Robles.



Certificado por la Federación Mexicana de Actividades Subacuáticas y la Confederación Mundial de Actividades Subacuáticas con el grado de Instructor Internacional de Tres Estrellas, fungió como fotógrafo oficial durante las actividades submarinas llevadas a cabo en Cancún con motivo del desarrollo del V Congreso Internacional de las Actividades Subacuáticas.



Falleció repentinamente en un desdichado accidente, cuando ya se había retirado de la actividad submarina en su casa de Isla Mujeres. Sin duda alguna, Ramón Bravo Prieto ha sido el mejor camarógrafo submarino que ha dado México al mundo.







JOSÉ MANUEL “PICO” CASTELLÓ







Veracruzano de origen, “Pico” Castelló se inició en el buceo bajo la égida del desaparecido Club de los Hombres Rana de Veracruz. Su primera aparición pública – y así lo mencionaba – vestido con el traje de hule negro (neopreno) que caracterizaba a los buzos de esa época fue en un Carnaval del puerto jarocho. Y al fin del mismo, como ya estaba casi deshidratado, se echo entre pecho y espalda un cartón de cerveza para aguantar la “insolación” de día siguiente.



Acostumbrado a las faenas del mar desde muy temprana edad “Pico” derivó hacia la carrera de biología marina, misma que estudió en la Universidad Nacional Autónoma de México, pero el canto de las sirenas, a pesar de sus relaciones con los buzos de D.F., nuevamente le trajeron al jarocho puerto, donde estableció y fue Director del Centro de Estudios y Trabajos en Actividades Subacuáticas (C.E.T.A.S) ubicado en el Antiguo Acuario (hoy desaparecido) y en el que, gracias a la inventiva de “Pico” se construyó un enorme recipiente de cobre lleno de agua, donde los noveles alumnos realizaba sus prácticas, siendo posible observarles a través de mirillas de plexiglás colocadas estratégicamente. Lamentablemente y tras la renuncia de “Pico” a la Dirección del CETAS, este tanque de prácticas desapareció. Creo que se vendió como fierro viejo.



Con el fin de especializarse en la enseñanza del buceo industrial. “Pico” obtuvo su certificado de Instructor de Buceo a través de la Federación Mexicana de Actividades Subacuáticas, avalado por la CMAS. La Secretaria de Marina y la Secretaría de Educación Pública.



Más tratándose de fotografía submarina, “Pico” fue el primer fotógrafo submarino mexicano especializado en la fotografía profesional utilizada para peritajes bajo el agua.



Contratado por la Organización Submarina Mexicana S. A:, a cuyo frente se encontraba el Ing. Mauricio Porraz, “Pico” Castelló, realizó notables fotografías, que en ese tiempo, parecían realmente imposibles de lograr, ya que estas eran tomadas para revisión de cascos, estructuras metálicas y de concreto, soldadura y todas las actividades profesionales e industriales que requerían para el pago de sus seguros e indemnizaciones, compañías de la importancia de Lloyd´s, Veritas o ABC:



Tras su renuncia a la Dirección del CETAS, “Pico” Castelló se trasladó a la Isla de Cozumel, donde montó un próspero negocio de buceo, siendo reconocido como uno de los pioneros de la fotografía industrial submarina.



Escribió varios reportajes alusivos sobre la fotografía submarina industrial para la revista Contenido.







JOSÉ LUIS MORENO COLUNGA



Ganador de la Palma de Oro en el Festival Internacional de Fotografía Submarina efectuado en Antibes, Francia con su documental en 16 mms., titulado “Cementerio de Barcos”, donde, por primera ocasión se dieron a conocer en el mundo la existencia de los restos de varios pecios y galeones sumergidos bajo las aguas del banco Chinchorro, situado casi en la frontera de Quintana Roo y Bélice. José Luis Moreno Colunga recibió este premio internacional por correo, ya que, en su modestia habitual, se negó a trasladarse a Francia para recibirlo.



José Luis a quien su trabajo de “cacaró”, es decir de operador del proyector de cintas cinematográficas en uno de los principales cinemas de la Ciudad de México, le tenía en amplio contacto con el Séptimo Arte, escuchó en alguna ocasión el canto de las sirenas y se sumergió en el azul profundo. Ello bastó para cambiar su vida.



Dotado de una peculiar inventiva y habilidad manual fuera de serie, como en esa época no existía ninguna cámara fotográfica submarina que pudiese ser operada con la eficiencia de la tecnología actual, muy pronto se dedicó a fabricar sus propias cajas estancas, donde encerraba, no solo a su inapreciable cámara cinematográfica, sino que se las ingenió para hacerlo con flashes y luces con los que logró estupendos efectos de iluminación



Apasionado de la enseñanza, aunque un tanto huraño para transmitir su pensamiento, colaboró arduamente en los cursos de Instructor de Buceo que anualmente se impartían por la FMAS en la Escuela Naval Militar de Antón Lizardo, donde una de sus estupendas fotografías engalanaba la entrada del Casino de los Cadetes. Hoy, con el paso del tiempo, esta ha desaparecido.



Fue el primero en lograr un filme del Primer Ministro Cubano, Fidel Castro Ruz, durante uno de sus viajes a la Isla de Pinos, actualmente Isla de la Juventud y fungió, conjuntamente con Ramón Bravo, como Jurado durante varios Festivales Submarinos, que, con el nombre de FOTOSUB, se llevan a cabo en ese lugar.



Impulsado por su amor a los fondos marinos, renunció a su trabajo en el STIC y se fue a radicar a Cozumel, donde hasta la fecha continúa realizando filmaciones para las empresas bucistícas de la isla caribeña.







ABEL RAMÍREZ AGUILAR, ALFONSO PÉREZ MUNGUÍA,



HUMBERTO BESSO-OBERTO , ADOLFO VAZQUEZ ROMERO



Y



JOSÉ LUIS MORENO COLUNGA.







Esta quinteta de buzos mexicanos, trabajando como equipo, obtuvo el Segundo Lugar Mundial en el Campeonato Internacional de Fotografía Submarina, patrocinado por la Confederación Mundial de Actividades Subacuáticas en Estocolmo.



En obvio de tiempo y espacio, haré una brevísima reseña de los méritos fotográficos de cada uno de sus integrantes, haciendo notar, que, con la excepción de las fotografías de José Luis Moreno, todas las demás fueron tomadas con la cámara Nikonos II, que era, por aquel entonces la cámara más en boga dentro de la fotografía submarina, en formato de 35mms., y con la ayuda de flashes de foco (Bulbo) del tipo Silvania 5.



ABEL RAMÍREZ AGUILAR.- Escultor de fama internacional.- En aquel tiempo apenas un joven estudiante de la Escuela de Artes Plásticas “La Esmeralda” y miembro del Club de Buceo “Acuario” de la YMCA: Su esquema fotográfico (debía ser 2 fotografías por concursante), se basó en la proyección en close – up de los peces.



ALFONSO PÉREZ MUNGUÍA.- (a) “El Capitán Nivea”.- El origen del mote se debió a su participación como fotógrafo de un comercial televisivo muy en boga por aquel tiempo sobre una crema facial. Sus fotografías fueron tomadas de noche dentro de los parajes submarinos cercanos a Cozumel. Su experiencia como Instructor de buceo le llevó a practicar la fotografía con el fin de dejar un recuerdo submarino a sus alumnos.



HUMBERTO BESSO-OBERTO.- El más novel del equipo. Estudiante de la carrera de arqueología, su tema se basó en el buceo en los lagos sagrados del Sol y de la Luna en el volcán Xinantécatl cercano a Toluca.



ADOLFO VÁZQUEZ ROMERO.- Abogado de profesión, conocido popularmente en el mundo del buceo como “Ito” fue el primer Secretario de Actas y Acuerdos de la Federación Mexicana de Actividades Subacuáticas A. C., y colaborador entusiasta en el desarrollo de la misma. Participó dentro del equipo de fotografía submarino mexicano con el tema “Buceo Industrial”, logrando estupendas fotografías de los trabajadores del mar en sus adversos ambientes.



JOSÉ LUIS MORENO COLUNGA.- Fue el capitán del equipo y el primer fotógrafo mexicano en presentar fotografías de macro acercamiento, gracias a unos lentes de su invención. Sus fotos causaron la admiración de propios y extraños, ya que por ese entonces se desconocían las técnicas de la macrofotografía submarina.







MIGUEL BÁRCENA



Aún cuando Miguel Barcena no es un fotógrafo submarino, su conducción y dirección en la grabación del documental sobre los cenotes de Yucatán titulado “El Mar Subterráneo”, presentado por primera ocasión al publico televidente mexicano por Jaime Mausan, obtuvo el Premio del Festival de Cine de San Sebastian (España) y el Premio al Mejor Documental de la Fundación “Miguel Alemán Valdez” en México. Tras la proyección de este documental en las pantallas chicas mexicanas, se dieron los primeros pasos para hacer de los cenotes yucatecos localizados cerca de Mérida, en la llamada Zona Puc, uno de los principales atractivos turísticos de la región.



Su reportaje televisivo “El Buceo en México” recorrió todo el planeta, recibiendo testimonios de aceptación universal, lo que le valió ser el recipiendario de la medalla “Benito Juárez”, misma que le fue entregada en Solemne Ceremonia efectuad ex profeso en el Antiguo Recinto Legislativo (Cámara de Diputados) del Palacio Nacional







LUIS SÁNCHEZ



El último y más reciente camarógrafo submarino mexicano galardonado internacionalmente por su actividad fílmica es Luis Sánchez, director de la empresa submarina Rango Extendido quien ha sido premiado con el Primer Lugar en el XXVII Festival Mundial de la Imagen Subacuática, realizado en Octubre del 2010 en la ciudad y puerto de Marsella (Francia) y en el que el equipo de camarógrafos y buzos investigadores mexicanos integrado por Lourdes del Olmo, Marcela Solares, Bernardo González, Ricardo Castillo, Gabriela Wooworth y Ángel Díaz, dirigidos por Luis Sánchez, se enfrento a productores de nombre internacional dentro del medio submarino de la talla de la BBC de Londres, Label Blue de USA, la nipona NHU y otros más de todo el planeta.



El documental filmado por RANGO EXTENDIDO y que tras más de una década de silencio absoluto, recoge de la palestra submarina el pendón nacional para poner en la cúpula de la profundidad, no solo en el aspecto de la vídeo filmación, sino de la investigación científica, ya que fue realizado a casi 100 metros de profundidad en el interior de una caverna de Quintana Roo, donde este grupo ha llevado serios estudios de especialización antropológica, lo que requirió de arduo trabajo y conocimiento, equipo especial, tanto de buceo como de grabación, uso de mezcla de gases y lámparas submarinas especiales que permitieron iluminar el interior de este peligroso espacio.



Un especial saludo y una sincera felicitación a Luis Sánchez y su equipo por tan especial y acertado merecimiento y un llamado a Roger Mas para que desde la AMISUB inicie las gestiones de “El Salón de la Fama Internacional de la Fotografía Submarina Mexicana”, haciendo sinceros votos porque esta propuesta sea seguida por la Federación Mexicana de Actividades Subacuáticas y la revista de temas submarinos “Azul Profundo”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario